COMUNIDAD NSA DE CORDOBA

El sueño de una llamada nueva

La hermana Edel Mowah, nsa.,miembro de la comunidad de Vº El Libertador, nos comparte su experiencia de misión en Córdoba.

Soy nigeriana. Religiosa misionera para África, NSA. Empecé a trabajar en la Casa de la Bondad, en marzo 2006, como enfermera.
La Casa está destinada a brindar cuidados paliativos integrales, siendo los beneficiarios enfermos terminales, derivados de los hospitales públicos, sin recursos y sin contención familiar ni social, o con familias distantes, incapaces de atenderlos.

El objetivo es obtener la mejor calidad de vida posible para ellos.
Se busca servir concretamente a los más pobres, en este momento tan difícil de su vida, ya que es una etapa en la que necesitan ayuda, tanto material, como afectiva y espiritual.

Contamos con un equipo humano de amparo multidisciplinario: físico, psicosocial y espiritual, capacitado para aliviar el
sufrimiento en todas sus facetas.
Colaboran entre 180 y 200 voluntarios que realizan todas las labores asistenciales:
higienizan a los pacientes, les cocinan, les dan de comer, lavan la ropa, se ocupan de la administración y también, por cierto, de su acompañamiento espiritual.
Trabajar en la Casa de la Bondad es una gracia y es motivo para recibir muchas bendiciones ya que servimos al mismo Cristo en la persona de los enfermos.

Nuestra área de enfermería, es sin duda el corazón de la Casa, corazón que vemos latir constantemente y
acelerarse cuando la actividad se excede y con ello aparecen las dificultades y el cansancio.
Es el corazón que sufre y llora cuando alguno de los hermanos parte, corazón que ríe y goza porque son muchos los motivos para festejar...
Enfermería, más que una profesión es una vocación.

Desde mi ingreso a la “Casita” he aprendido mucho y también me ha ayudado mucho a fortalecer mi vocación. Como religiosa que soy, tengo que estar siempre atenta; dejo mi corazón abierto para que escuche a Dios cuando me habla una y otra vez. Estar aquí me recuerda a la parábola del “Buen Samaritano” y ésa es mi referencia y fuente de mi fuerza.
Recuerdo aquel primer día en la Casita, donde encontré un hermoso equipo de enfermería que me recibió con ternura y enseguida me sentí en casa.

 

Yo sé que mi sueño es estar para realizarlo.
Un día soñé que recibía un nuevo llamado. Esto sucedió durante mi año sabático, unos
años atrás. Acababa de hacer un retiro de 30 días y se me apareció un hombre muy enfermo, postrado, con muy poco fuerza, casi no hablaba. Estaba acostado al lado de la calle, en su camilla. Como yo iba pasando, me miró con una mirada muy penetrante. Me conmoví de esta criatura muriendo e inmediatamente me paré a su lado y le pregunté lo que quería.
Como no hablaba, extendió su mano, con mucha dificultad. Alcancé su mano, y en este
momento, me desperté. Esta imagen quedó en mi mente y pensamiento. Me hizo preguntar por qué habría tenido este sueño. Con este pensamiento en mi mente, llegó una llamada desde Roma. Era mi superiora pidiéndome ir a Argentina, porque las hermanas que estaban allá necesitaban más gente. Se hizo un giro completo en mi camino.

Fue un sueño, el sueño de una llamada nueva. Y aquí estoy, en la “Casita” tratando cada día de escuchar mi corazón, porque estoy segura que Dios me habla siempre a través de mis hermanos y hermanas que sufren, o cualquiera que sea. Como dijo el padre Tomás Bradley (SJ) “Escuchar el corazón implica percibir lo propio, a Dios y a su pueblo: pueblo de Dios que peregrina especialmente con los que sufren.”

“Dios no se revela en la vida a través de la suave brisa del viento, sino
también a través de la fuerza de la tempestad y los terremotos. La espiritualidad queda profundamente marcada por el impacto de la adversidad. Nadie entra en el cielo sin haberderramado una lágrima. El dolor nos pone en contacto con la propia vulnerabilidad, con la pobreza y la impotencia.Las grandes lecciones de la vida se aprenden a la sombra de la oscuridad. El proceso de aprendizaje requiere tiempo, paciencia y perseverancia, pero, poco a poco, hasta el cactus con las espinas más largas produce flores y revela sus colores ocultos”
(Arnaldo Pangrassi).

También se necesita mucha humildad para poder acercarse con pobreza a acompañar el misterio del hombre doliente. Ante la intimidad sagrada del enfermo hay que descalzarse de nuestra ciencia, saber, prejuicios o palabras. Sólo así podemos conocer qué nos quiere decir la persona enferma desde su ser más profundo. Hay que aprender siempre a ESTAR Y AMAR. Hay que saber valorar la importancia de las pequeñas cosas. Gestos y actitudes de delicadeza. No se necesitan muchas palabras ante el enfermo. A veces, solo nos podemos comunicar con un toque suave en su brazo o cabeza, un beso, una sonrisa.
De mi experiencia, muchas veces, me llama la atención que la sonrisa cambia un ambiente depresivo, aliviando una situación dolorosa, e infundiendo ánimo. La ‘sonrisa` es muy importante, porque a través de ésta, puedo
transmitir a mi hermano/ hermana que sufre, que es amado por Dios.

Concluiré diciendo que la Casa de la Bondad en comparación, es como un gran barco que anda ida y vuelta de un lado del río al otro, o una guía de viaje al cielo. Todos han sido obsequiados con puntos de viaje para la vida, que les darán derecho automáticamente a un pasaje en primera clase. Una vez adentro, empieza toda la preparación para el viaje, porque los pasajeros van a un encuentro sagrado y no deben llevar nada, sino a sí mismos, para encontrar al “Gran Patrón” de la
vida nueva al otro lado del río. También necesitan ayudantes que van a acompañarles en la preparación. Los enfermeros, psicólogos, psiquiatras, nutricionistas, cuidadores, médicos, voluntarios, asistentes sociales, ministros de la Fe etc. están dispuestos para ayudarlos.
Juntos, nosotros trabajamos para que el barco vaya sin carga innecesaria, de personas llenas de artículos terrenales, como estrechez de miras, cinismo, pesimismo, negación, enojo y hostilidad, angustia, depresión etc.

El objetivo es darles una oportunidad de vivir sus últimos días con dignidad y poder caminar hacia la muerte sin miedo. Podríamos decir que la Casa de la Bondad es, en realidad, “una muestra” del Reino de Dios. La compasión de Dios va siempre con la obra. Dios ha visto a sus hijos sufriendo, se compadeció de ellos y se les acercó.

Una familia cordobesa en Africa

El 6 de setiembre 2009 la familia Madera fue enviada a Benín en Africa occidental. Ellos se formaron en el Centro de Formación y Envío Misionero de la Región Centro, en el que colabora nuestra Hermana Liliana Parlanti.

La familia está compuesta por el matrimonio de Patricia y Félix y sus hijas Zoe de 3 años y Kiara de 1 año y medio. Fueron enviados por un año a la diócesis de Kandi, en el NE del país, para continuar el trabajo que realizaban Cecilia (de la díocesis de San Francisco) y Alejandro 8de la diócesis de Córdoba), que ya regresaron a la Argentina.

Esta es una carta que enviaron con algunas noticias:

"From: maderasdeafrica@hotmail.com

Subject: FW: dando señales
Date: Mon, 2 Nov 2009 08:25:19 -0200


Hola gente!!! hoy tuvimos suerte y el cyber funciona así que  aprovechamos para contarles un poco en qué andamos.
Primero gracias por los mail que nos mandan, nos hace muy bien recibir noticias suyas y sentirlos cerca, a veces no podemos contestar porque está muy lenta la conexión, o no nos alcanza el tiempo, pero sepan que si los leemos y nos hace bien, es por eso que hoy mandamos un mail general a todos.
Bueno, por acá la vida es muy tranquila, a la mañana nos levantamos tipo 7 hs. o antes. Nos acostamos no más de las 22 hs., ya que se hace de noche a las 19 hs, por lo general vemos una peli, cenamos y nos vamos a dormir. Durante el día estamos en la casa, aprovechamos para leer un poco de francés y tratar de practicar, porque todavía nos comunicamos más por señas que otra cosa!! si tenemos que hacer compras salimos a la tarde después de la siesta, en la moto (los cuatro) hasta Kandi, la ciudad donde está el mercado, que queda a 15 km. Ir al mercado es toda una aventura ya que es como un feria pero de más o menos diez cuadras, por suerte ya conocemos algunos puestitos donde compramos siempre y no nos cobran muy caro, porque acá cuando te ven blanco se creen que tenés plata y te arrancan la cabeza, pobres!! no saben que nosotros estamos en banca rota!!! ja, ja además hay que esquivar motos, autos y hasta camiones que te pasan por el lado como si nada, y a eso sumarle las mujeres que llevan cestos y bandejas en la cabeza con cosas para vender que son desde frutas, verduras, telas, pan, ojotas, leña, agua, y todo lo se puedan imaginar!!!! ah! y otra cosa, cuando ven un niño blanco se desesperan porque les encantan así que se vienen encima y las quieren alzar, sobre todo a Kiara, que se esconde en mi hombro y no quiere saber nada!!!!
Bueno, las nenas poco a poco se van adaptando, al lado de casa vive una familia con 3 nenas de 10, 12 años y juegan mucho con ellas, aunque todavia Zoe no larga palabra en francés...
por ahora no hacemos mucho más que eso porque la gente todavía está en el campo, más que nada cosechando así que no se puede hacer ninguna actividad, igual nos reunimos con los catequistas, las monjas y el cura para ir planificando algunas cosas...
De salud todos bien, salvo una infección urinaria que tuve yo pero nada grave. Por suerte parece que el preventivo del paludismo es bastante bueno porque hasta ahora no nos lo hemos agarrado, igual tomamos todas las precauciones, nos ponemos off, y dormimos con mosquiteros.
La comida es bastante variada ya que se consigue de todo, frutas, verduras, pastas, arroz, muchas cosas enlatadas como atún, viandada, jardinera, choclo,etc., hay leche, café, azúcar... todo bah, menos yerba y carne, pero de vez en cuando conseguimos pavo o salchichas y una vez a la semana compramos yogurt para las nenas...
bueno, por ahora eso es todo, estamos muy contentos de estar acá aunque a veces se los extraña mucho.
Muchos saludos y besos  para todos, sígannos escribiendo, nosotros cuando podamos estaremos en contacto, los queremos mucho, están en nuestras oraciones, (cuéntenles a los que no tienen mail)
Que Dios los bendiga.

Los Madera"   

Campamento en Miramar, Córdoba.

Las Hnas. Maryann Dedewo y Liliana Parlanti, participaron del campamento para adolescentes, de una parroquia de San Francisco, Córdoba. Octubre 2009

Misa de Envío  Misionero de Daniela Castellano a Guinea Ecuatorial

La Hna. Liliana Parlanti, nsa, participa y colabora con la Comunidad Ad Gentes de Córdoba. En Setiembre 2009, celebraron la Misa de Envío misionero de Daniela Castellano, una joven que se preparó en la Comunidad Ad gentes, para ir a Guinea Ecuatorial. La Misa fue en el Monasterio de las Catalinas, en el centro de la ciudad de Córdoba.

  picasaweb.google.com/hermanasmisionerasnsa/MisaDeEnvioMisioneroParaDanielaCastellano?feat=directlink 

Despedida de Daniela Castellano

Daniela Castellano es una de las jóvenes de la Comunidad Ad Gentes de Córdoba que se preparó para partir a Guinea Ecuatorial. Estas fotos muestran la fiesta de despedida que le hizo la Comunidad Ad Gentes. Setiembre 2009

picasaweb.google.com/hermanasmisionerasnsa/DespedidaDeDanielaCastellano?feat=directlink

La fiesta de Urkupiña 2009

En la Villa El Libertador, cada 15 de agosto, la comunidad boliviana protagoniza la fiesta en honor de la Virgen María bajo su advocación de "Urkupiña". Estas fotos son de agosto 2009.  picasaweb.google.com/hermanasmisionerasnsa/LaFiestaDeUrkupina2009?feat=directlink

Convivencia de la Comunidad Ad Gentes de Córdoba

Fue en Agua de Oro, en julio 2009. Nuestra Hna. Liliana Parlanti, comparte la misión y colabora en la formación de ésta comunidad.  picasaweb.google.com/hermanasmisionerasnsa/ConvivenciaDeLaComunidadAdGentesDeCordoba#

FIESTA MISIONERA EN CORDOBA:

 Fue en la casa de los Sacerdotes de la Sociedad de Misiones Africanas. Fue una fiesta para rezar por la misión y para divertirnos bailando y viendo algunos grupos de música.


http://www.slide.com/r/B7zTBA844D-InZ5Ih25h3Ba520ilhNPm?previous_view=lt_embedded_url

Votos Perpetuos de la Hna. Liliana Parlanti

Esta hermosa fiesta fue en Las Varillas, ciudad de origen de Liliana, en mayo 2008.

 

 

Preparación a los Votos Perpetuos

La Hnas. Liliana Parlanti, participó del retiro ignaciano de 30 días, para prepararse a su Profesión Perpetua o Definitiva en nuestra Congregación.